Categorias


EL CASO DE LA MANO CORTADA

EL CASO DE LA MANO CORTADA

Mutilaciones, extraterrestres, nazis y psicofonías en España

Transcurría la década de los cincuenta en plena dictadura de Franco, cuando Luis Shelly denunció a su propia madre ante las autoridades de Madrid, por un evento perverso que rodeó a la muerte de Margot, su joven hermana. Su progenitora, la marquesa de Villasante, Margarita Ruiz de Lihory, era una mujer reconocida por su extraño gusto por diseccionar todo tipo de animales y también, fue la principal sospechosa en un suceso que causó gran revuelo en su momento. 

MANO CORTADA

¿Qué hizo que la muerte de esta joven suscitara uno de los casos de misterio de mayor repercusión en España, a mediados del siglo anterior? La evidencia histórica nos dice que este acontecimiento produjo un auténtico revuelo mediático al salpicar a una persona de alta alcurnia; también por ser el eje de una conspiración relacionada con extraterrestres y más reciente, por ser el epicentro de algunos de los registros psicofónicos más impactantes de las últimas décadas. 

Las crónicas de la época nos cuentan que Luis Shelly halló material quirúrgico cerca al lecho de muerte de su hermana, hecho que lo hizo sospechar inmediatamente de su madre. Sus dudas incrementaron cuando la marquesa restringió la entrada a la habitación al resto de sus hijos quienes querían velar a su hermana y luego se encerró en ella junto a su compañero sentimental, José María Bassols. 

Cuando Luis y sus hermanos pudieron ingresar finalmente al cuarto de Margot, la observaron dentro del ataúd en el que sería conducida al cementerio. Días después, Luis ingresó a la habitación y encontró un cuchillo afilado acompañado de una tabla para cortar carne, objetos que le hicieron sospechar que el cadáver de su hermana había sido mutilado. Con esta duda, se dirigió al juzgado número 14 de Madrid a presentar una denuncia contra su madre. 

MANO CORTADA

En su juventud, Margarita Ruiz de Lihory tuvo una vida agitada. Se acercó a la pintura, el cine y fue espía en Marruecos y Norteamérica, teniendo una estrecha relación con el magnate Henry Ford e incluso se le llegó a denominar como la Mata Hari española por sus relaciones amorosas. También era reconocida por su pasión por los animales. Fue propietaria de 17 perros, 3 gatos y 12 canarios, gestando un profundo afecto que sostuvo hasta su adultez. Esta característica contrasta profundamente con las prácticas que denunció su hijo, quien declaró que su madre diseccionaba y algunas veces extraía los órganos y les cortaba las cabezas a estas criaturas muertas. 

Las autoridades hallaron la mano de Margot dentro en un tarro de cristal que solía utilizarse para almacenar leche, junto con otros tarros con vísceras de animales, en un registro efectuado en la residencia de Albacete. Por la evidencia encontrada, Margarita y su marido fueron internados en un psiquiátrico, comenzando uno de los juicios más prolongados y mediáticos de la historia de la Madre Patria. Después del proceso judicial fueron declarados culpables, aunque jamás pusieron un pie en la cárcel. La marquesa siempre sostuvo su inocencia y acusó a su hijo Luis de ser uno de los culpables de lo ocurrido. 

MANO CORTADA

Pero existe una leyenda negra que relaciona este Caso de la Mano Cortada con extraterrestres. Se dice que la casa albergó un laboratorio secreto en el que trabajaron hombres de características nórdicas. Algunos ufólogos lo atribuyeron a la presencia de visitantes del planeta Ummo, mientras otros comentaron que estos personajes serían científicos nazis quienes escaparon de Alemania y se refugiaron en España para continuar realizando experimentos con el apoyo de Margarita Ruiz de Lihory. 

El misterio relacionado con este lugar no para ahí y nos lleva hasta una serie de psicofonías captadas en la otrora propiedad de la marquesa, a finales de los noventa bajo la supervisión de José Luis Tajada y Lorenzo Fernández, quienes utilizaron equipos de última tecnología que registraron una voz femenina que decía “Mamá, frío, miedo” y un susurro espectral que contestó “Yo soy Dios”, ante una pregunta efectuada por los investigadores. 

Definitivamente el “Caso de la Mano Cortada” posee una mezcla de elementos inquietantes que nos adentran en un mundo de hechos anómalos. Su importancia en el misterio español es incuestionable y nos plantea una profunda reflexión sobre la energía, espectros u otras manifestaciones que pueden hallarse en lugares donde se presentaron hechos fuera de lo común. 

Alejandro Bernal

CAPTURAN TIBURÓN PREHISTÓRICO DE 300 DIENTES EN PORTUGAL

CAPTURAN TIBURÓN PREHISTÓRICO DE 300 DIENTES EN PORTUGAL

FÓSILES DE GIGANTES FUERON ENCONTRADOS EN CHINA

FÓSILES DE GIGANTES FUERON ENCONTRADOS EN CHINA