Categorias


KOKO, LA FASCINANTE GORILA QUE HABLABA CON HUMANOS

KOKO, LA FASCINANTE GORILA QUE HABLABA CON HUMANOS

Un animal que nos hizo revaluar nuestra comprensión de otros animales

El 4 de Julio de 1971 en el zoológico de San Francisco, nacía una gorila hembra que fue bautizada como Hanabi-Ko, nombre japonés que significa “Hija de los fuegos artificiales”, haciendo referencia a su fecha de nacimiento, cuando con exhibiciones de estos artificios celebran la independencia de Estados Unidos. En octubre de 1978 fue portada de la revista National Geographic con una selfie.

NGEE 1976.jpg

Abreviado su nombre a Koko, fue adoptada cuando tenía un año de edad por la doctora Francine “Penny” Patterson y otros científicos de la Universidad de Stanford quienes deseaban realizar un experimento (que inicialmente iba a durar solo 4 años) para enseñar a estos primates el lenguaje de señas americano (el que utilizan las personas sordas, mudas y sordomudas), con la intención de comunicarse con ella. 

penny.jpg

Según sus cuidadores (quienes a raíz de su trabajo con ella crearon en 1976 la Fundación Gorila) ella comprendía aproximadamente 2000 palabras de inglés verbal y poseía un lenguaje de aproximadamente 1.000 gestos en inglés, aunque, como los seres humanos, no solía utilizar todo su vocabulario, por lo que usaba de forma regular unas 500 palabras aproximadamente, e incluso solía mezclar gestos para crear nuevos conceptos. Sus cuidadoras, por ejemplo, resaltan la ocasión en que notando el nuevo anillo que usaba una de las chicas, unió las palabras “dedo” y “pulsera” para identificar el objeto desconocido y para el que entonces no contaba con un término para nombrarlo.

Además de sus sorprendentes habilidades para el lenguaje, esta gorila llamaba la atención por su empatía hacia otros animales. Dado que entendía el lenguaje hablado, gustaba que le leyeran cuentos infantiles, de los cuales el favorito era “Los tres pequeños gatitos –perdieron sus mitones” por lo que después de un tiempo solicitó que le consiguieran un gatito real al que llamó “All Ball” (traducido aproximadamente como “todo bola” o “bolita”).

tre pequeños gatos.jpg

Esta adorable pareja fue nuevamente portada de National Geographic en Enero de 1985. Se escribió un libro sobre el tema, llamado “Koko’s Kitten” (el gatito del Koko). Este libro y esta fotografía lograron que la imagen de los gorilas como animales malvados y salvajes se transformara en algo más amable y se reforzaran los esfuerzos para la conservación de los animales y su hábitat.

kokos kitten.jpg

Esta historia de amor terminó cuando 15 años después Bolita fue atropellada por un auto. Cuando se le comunicó la noticia a Koko, realizó los gestos que indicaban “gato”, “malo, triste”, “tengo pesar”, mientras tocaba su cara y recorría el camino por donde las lágrimas se deslizarían. Esa misma noche todos quienes vivían en “Fundación Gorila” la oyeron llorar por horas. Este pesar duró meses, hasta que cientos de gatitos fueron enviados a la fundación para que ella eligiera una nueva mascota. Escogió un pequeño minino gris claro al que llamó “Humito” por su color.

humito.jpg

Se hicieron esfuerzos para aparear a Koko. Ella manifestó muchas veces el deseo de tener un bebé. Al ver videos de otras gorilas criando, señalaba el televisor y hacía los gestos para “yo… eso” y a sus muñecos gorila les enseñaba los gestos de términos como “beber”, “comer” y “más”, las primeras palabras que ella aprendió en primer lugar. Sin embargo, los esfuerzos con Michael (quien también había logrado expresarse con 600 señas aproximadamente) y Ndume fueron infructuosos.

koko freinds.jpg

Koko era tan conocida que fue visitada por muchos personajes famosos, entre ellos el actor Robin Williams con quien desarrolló una relación de mucho afecto, (se reían mucho juntos y Koko insistía en que él deba hacerle cosquillas) a tal punto que al enterarse de la muerte de Williams en 2014 la gorila manifestó su pesar.

koko y williams.jpg

Como todos estos fenómenos, tiene sus detractores, quienes insisten en que Koko (ni Michael) podrían comunicarse, sino que completaban los gestos por condicionamiento, pero que no comprendían lo que decían y que el gorila no “inventaba nuevos términos” sino que gestos casuales eran interpretados por sus cuidadores. Además, enfatizaban en que artículos y estudios científicos sobre la gorila eran muy escasos, comparados con las muchísimas publicaciones en revistas y diarios informales.

Koko protagonizó un video donde se le explica  qué es cambio climático y el calentamiento global, ante lo cual dio un mensaje sorprendente:

El pasado 20 de junio a sus 46 años, falleció Koko, de muerte natural. Independientemente de las controversias, Koko ha ayudado a concienciar sobre las posibilidades de la comunicación animal y la importancia de proteger a los hermanos con quienes compartimos el planeta. Que este sea su legado.

Alejandro Bernal

HORDAS DE RATAS GIGANTES INVADEN UNA CIUDAD BRITÁNICA

HORDAS DE RATAS GIGANTES INVADEN UNA CIUDAD BRITÁNICA

ASÍ SON LOS VELORIOS MÁS EXTRAÑOS DEL MUNDO

ASÍ SON LOS VELORIOS MÁS EXTRAÑOS DEL MUNDO