Categorias


LA BATALLA DE LAS TERMÓPILAS

LA BATALLA DE LAS TERMÓPILAS

300 hombres contra un ejército enorme en una derrota gloriosa

leonidas-louis-david.jpg

“Termópilas” significa “puertas calientes” y recibe este nombre debido a unas fuentes termales que se encuentran en dicho lugar. Para el año 480 a. C., se trataba de un estrecho desfiladero entre el mar y el monte Calídromo con una longitud de dos kilómetros y medio y una anchura máxima de unos 30 o 40 metros. En este lugar se dio uno de los enfrentamientos más conocidos de la humanidad, donde 300 espartanos combatieron a un grupo numéricamente superior de persas en lo que se llamaron las Guerras Médicas.

termopilas2.jpg

Comandados por el Rey Leónidas, se enfrentaron a Jerjes I, Rey de Persia, quien había anunciado sus intenciones enviando heraldos a varias zonas de Grecia, exigiendo sumisión absoluta. Ante esta ofensiva, los espartanos empezaron a preparar su ejército para la defensa que no empezó de la manera más adecuada ya que el oráculo de Delfos (sobornado por los persas), desalentó al consejo espartano para ir a la batalla, por lo que Leónidas no logró llevar un grupo lo suficientemente numeroso para luchar contra los persas. El oráculo también le dijo a Leónidas (sabedor de su ascendiente sobre el ejército) que si se enfrentaba a los persas moriría, en un intento por desalentarlo, pero él, ya conocedor de su destino, lo aceptó.

termopilas.jpg

El general lider de los espartanos, Teméstocles, decidió hacer frente al ejército persa en el Paso de las Termópilas por considerarlo un punto estratégico, pues conocedor de su inferioridad en número, pretendió contrarrestar esta desventaja luchando en un lugar muy estrecho, evitando así los movimientos envolventes de la caballería persa. Fue una larga batalla y aunque al principio el ejercito de Leónidas parecía ser el ganador (debido a un entrenamiento y equipamiento superior), pronto el panorama cambió. Efialtes, un griego de Tesalia, con la intención de obtener una jugosa recompensa, traicionó a los suyos y le enseñó a Jerjes el sendero de Anopea para rodear el paso y envolver al ejercito heleno, permitiendo así a los persas usar su mejor estrategia de combate.

monumento en las termópilas.jpg

Cuando Leónidas supo esto, decidió enviar de regreso a todos los hombres, a excepción de su guardia personal, los famosos trescientos espartanos y otros guerreros tebanos, quienes tuvieron que quedarse a pelear porque Leónidas no confiaba en ellos y creía que podrían pasarse al bando contrario. Tras varios días de lucha, los persas decidieron utilizar arcos y flechas con las cuales lograron derrotar a los 300 valerosos soldados, entre ellos, Leónidas, cuyo cadáver fue protegido por sus seguidores, para evitar que lo mutilaran. No obstante, al final de la batalla, Jerjes ordenó cortarle la cabeza y clavarla en una pica.

termopilas hoy.jpg

Cabe recordar que los espartanos poseían su propio método para contar muertos. Cada soldado tomaba una rama, la partía por la mitad, la marcaba y la ponía en un recipiente en la retaguardia de las tropas para llevar la otra mitad atada en la muñeca; al final de la batalla, se recogía la parte marcada, por lo que las que quedaban pertenecían a soldados que habían muerto o desaparecido. Solo uno de los 300 valientes pudo recoger su marca. Murieron 10.000 persas en la batalla y aunque para el ejército de Jerjes no supuso una gran pérdida, ya que sus efectivos se estiman entre 400 mil y 1 millón de hombres, si afectó la moral del ejercito al darse cuenta del formidable enemigo al que se habían enfrentado.

thermopylae.jpg

Gracias a la “derrota” y a detener al ejército persa durante unos días, Grecia pudo armar sus tropas para enfrentarse adecuadamente en las batallas de Salamina y Platea, donde los griegos derrotaron definitivamente a los persas. Hoy en día no es posible visitar el desfiladero donde tuvo lugar la batalla de las Termópilas, ya que con el paso de los siglos se ha convertido en una planicie de cinco kilómetros de longitud que va desde las vertientes del monte Calídromo hasta las aguas del golfo Málico.

Para conmemorar esta épica batalla y recordar el valor de Leónidas y sus hombres, se ha colocado un monumento muy cerca de la autopista que une Atenas con Tesalónica, convirtiendo este lugar histórico en uno de los más visitados de Grecia.

Alejandro Bernal

COMPRUEBAN QUE EL SOL ESTÁ PERDIENDO MASA TAL Y COMO LO PRONOSTICÓ EINSTEIN

COMPRUEBAN QUE EL SOL ESTÁ PERDIENDO MASA TAL Y COMO LO PRONOSTICÓ EINSTEIN

ESTUDIO REVELA QUE TORTUGAS MARINAS SE ESTÁN CONVIRTIENDO EN HEMBRAS POR EL CALENTAMIENTO GLOBAL

ESTUDIO REVELA QUE TORTUGAS MARINAS SE ESTÁN CONVIRTIENDO EN HEMBRAS POR EL CALENTAMIENTO GLOBAL