Categorias


Visitante totales: 201315
— Google Analytics

LA GRAN ESFINGE DE GUIZA

LA GRAN ESFINGE DE GUIZA

Una estructura monumental que nos lleva a un esplendor que retumba en nuestra era

Egipto es una nación de tesoros ocultos, misterios ancestrales y construcciones que desafían la ingeniería moderna, una tierra que albergó una civilización que durante milenios alcanzó prodigios y nos dejó un legado que persiste en el tiempo.

ESFINGE DE GUIZA

Nacida en torno a la ribera del río Nilo, la cultura egipcia floreció como una de las más prósperas de la historia, llegando a tener 3000 años de desarrollo y diversas etapas de esplendor que quedaron labradas en su arquitectura y en un sinfín de hallazgos arqueológicos. Uno de los más importantes, es sin lugar a dudas, la mítica Esfinge de Guiza. Esta criatura de roca caliza con cuerpo de león y cabeza de humano, tiene un tamaño aproximado de 20 metros de altura y 57 metros de longitud, representando a Kefrén, faraón de la cuarta dinastía de Egipto.

En otra época, esta majestuosa figura estuvo adornada con tonos vivaces y exhibió un tocado de rayas amarillas y azules en su cabeza. Aunque el tiempo suprimió estas características, aún no ha sido capaz de quitarle su grandiosidad y la capacidad de dejarnos maravillados con su magnificencia. Es quizás la escultura más antigua conocida en Egipto con una datación que nos remonta hasta el siglo XXVI antes de Cristo y hace parte de la imponente necrópolis de Guiza junto a las pirámides, el templo del valle de Jafra, la tumba de la reina Hetepheres I, la cantera de Menkaura y la mastaba de Hemon, entre otras maravillas de la antigüedad. 

Se dice que el lecho de roca de la meseta de Guiza sobre el cual se encuentra tallado este monolito, también sirvió como cantera para las pirámides y otros monumentos del área. La piedra caliza nummulítica encontrada en la zona, posee capas que ofrecen una resistencia diferente a la erosión causada principalmente por la arena y el viento que han degradado de manera aparentemente desigual, el cuerpo de la esfinge. 

ESFINGE DE GUIZA

Una de las particularidades de esta escultura es la roca sólida encontrada en su base, contrastando con las capas más delgadas de este mineral, halladas en su espalda. Estudios recientes han establecido que esta parte ha sufrido una considerable desintegración por las condiciones medio ambientales de la zona. 

Hasta nuestros días, ha sido imposible identificar el nombre de sus creadores o la forma en que estos llamaron a su colosal estatua, ya que en la Gran Esfinge de Guiza no aparece ninguna inscripción conocida y no se han encontrado jeroglíficos o algún otro tipo de escritura que describa su propósito original. 

El nombre "esfinge" utilizado para denominar este monumento, fue otorgado unos 2000 años después de la fecha de su construcción, haciendo referencia a una bestia mitológica griega con el cuerpo de un león, la cabeza de una mujer y las alas de un águila. Pero más allá de estas consideraciones, los historiadores establecen que el faraón Kefrén erigió un templo en la zona sur de la “imagen viviente”, consiguiendo que su pueblo venerara este lugar sagrado durante el Imperio Nuevo. 

ESFINGE DE GUIZA

Con diversas restauraciones efectuadas en distintas épocas de la historia, una de las más recordadas fue la dirigida por el faraón Tutmosis IV, quien tras dormir bajo la cabeza de la esfinge, soñó que ésta le prometía el trono si limpiaba la arena que la envolvía. 

Adentrándonos en el misterio que rodea este monumento, el médium norteamericano Edgar Cayce, divulgó una teoría donde establecía que los Atlantes habían construido la Gran Esfinge de Guiza y que debajo de ella se encontrarían importantes archivos que sobrevivieron a la destrucción de la Atlántida. A pesar de los esfuerzos de varios de sus seguidores durante años, esta hipótesis ha sido rápidamente desmentida por egiptólogos de la talla de Zahi Hawass y Mark Lehner. 

Un enigma grabado en piedra, nos presenta una de las obras más perfectas concebidas por el ingenio humano. Podríamos decir que la Gran Esfinge de Guiza fue testigo de primera mano de una civilización que nos hace pensar que los dioses estuvieron conviviendo con nosotros en algún momento de nuestra historia. 

Alejandro Bernal

GIGANTESCA LOMBRIZ CAUSA REVUELO EN AUSTRALIA

GIGANTESCA LOMBRIZ CAUSA REVUELO EN AUSTRALIA

MUJER QUE SUDA SANGRE POR LA CARA Y LAS MANOS DESCONCIERTA A LA MEDICINA

MUJER QUE SUDA SANGRE POR LA CARA Y LAS MANOS DESCONCIERTA A LA MEDICINA