Categorias


Visitante totales: 201315
— Google Analytics

LA PIRÁMIDE DE KUKULCÁN

LA PIRÁMIDE DE KUKULCÁN

Un vestigio que nos conecta con la magia de los mayas

Una peculiar plataforma rectangular, cuyos escalones avanzan hacia el cielo, adorna la belleza cuasi paradisiaca del reino de la serpiente emplumada. Su magnificencia incomparable ha resistido la feroz prueba del tiempo, manteniéndose indemne en la Península de Yucatán. 

PIRÁMIDE DE KUKULCÁN

La arquitectura colosal que se ha mantenido en pie hasta nuestros días, nos remonta al tiempo en que los dioses y los hombres desafiábamos las leyes de la naturaleza y nos atrevíamos a edificar obras monumentales que superan nuestro entendimiento. Chichén Itzá fue un centro ceremonial para los mayas, construido con gran influencia de los Tolteca, una de las culturas precolombinas más prominentes de Mesoamérica. 

Fundada hacia el año 525 d.C. por los chanes de Bacalar, esta zona se convirtió con el tiempo en uno de los centros políticos más importantes de los mayas. En la lengua de esta cultura, Chichén Itzá significa “boca del pozo de los itzaes”, referenciando a los “itzaes”, enérgicos señores que poblaron la ciudad en sus inicios. Otra explicación sobre el origen de este nombre, nos llevaría a un gran pozo natural que sus habitantes identificaban con una de las entradas al inframundo. A este lugar se le conoce como “Cenote Sagrado” y allí se realizaban sacrificios de niños, quienes eran adornados con la imagen de dioses gemelos para ser ofrendados en liturgias que representaban el mito de creación de los mayas. 

PIRÁMIDE DE KUKULCÁN

De acuerdo a evidencias recolectadas durante siglos, es posible que muchas de las construcciones de esta ciudad hayan sido destruidas hacia el final del siglo XI y reconstruidas en un periodo posterior. Los monumentos que se erigen en Chichén Itzá, exponen gran variedad arquitectónica donde se vislumbra la influencia de culturas provenientes del altiplano mexicano.

En este mítico lugar, podemos encontrar diversos monolitos como el Juego de Pelota de Chichén Itzá, El Observatorio “El Caracol”, El Templo del Jaguar, El Templo del Dios Descendiente, El Templo de los Guerreros y la Pirámide de Kukulcán, llamada por muchos "El Castillo". Este impresionante edificio prehispánico escogido como una de las nuevas maravillas del mundo, es reconocida por los expertos como una de las obras más impresionantes de las civilizaciones que habitaron nuestro continente. 

Su altura alcanza los 30 metros y tiene una sólida base de 55.3 m, demostrando la gran destreza arquitectónica que ostentaban los mayas. Pese a no tener las dimensiones de otros monumentos construidos en el pasado, destaca por los símbolos calendáricos grabados en su estructura. Este pueblo dedicado a la agricultura en sus inicios, se obsesionó con la observación detallada de las estaciones y los movimientos del sol y estrellas, consiguiendo un verdadero prodigio que lograron registrar en la construcción de este templo dedicado al dios Kukulkán. 

PIRÁMIDE DE KUKULCÁN

Esta pirámide posee cuatro escalinatas, cada una de ellas con 91 escalones que suman 364 y una plataforma superior que completa un total de 365 bloques que representan los días del año. Otro aspecto impresionante de esta obra es el juego de luces y sombras que parece reflejar el descenso de una serpiente sobre sus escalones, durante el equinoccio de primavera en marzo y otoño en septiembre. 

De igual magnitud es el fenómeno lumínico que se puede apreciar en los solsticios de verano e invierno, el cual, ha sido ampliamente investigado por científicos del Instituto Tecnológico de Mérida y el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México. En sus estudios, constataron que durante los primeros minutos del amanecer del solsticio de verano en junio, la Pirámide de Kukulcán es iluminada en un 50% y la otra mitad permanece en la oscuridad. Este mismo suceso se produce al atardecer en el solsticio de invierno en diciembre. 

La obsesión de los mayas por el tiempo y las estrellas, los llevó a inmortalizar sus conocimientos en construcciones que revelan un avanzado sentido de unidad con lo eterno. Simplemente nos queda mirar con asombro, las maravillas que conforman “El Castillo” y las verdades que los mayas quisieron plasmar en él. 

Alejandro Bernal

EXTRAÑOS PULPOS DEAMBULAN POR LA COSTA DE GALES

EXTRAÑOS PULPOS DEAMBULAN POR LA COSTA DE GALES

LA CIENCIA ESTÁ CERCA DE DETENER EL ENVEJECIMIENTO

LA CIENCIA ESTÁ CERCA DE DETENER EL ENVEJECIMIENTO