Categorias


Visitante totales: 141355
— Google Analytics

LA INCREÍBLE HISTORIA DE CATALINA DE ERAUSO

LA INCREÍBLE HISTORIA DE CATALINA DE ERAUSO

La mujer que se disfrazó de hombre y luchó en la conquista de América

Sabes que te espera un viaje trepidante lleno de emociones, cuando tomas una autobiografía para descubrir que el autor mata a alguien cada cinco o seis páginas. Este es el caso de Catalina de Erauso, cuya alocada vida disfrazada como hombre nos adentra en un viaje por la época de la colonia, en una trama que no tiene nada que envidiar a una película de Hollywood. En su relato, los asesinatos, las aventuras y la osadía son tan frecuentes que su historia salta rápidamente de desagradable a caricaturesca. 

catalina de erauso

Catalina nació en 1585 en San Sebastián, España y tuvo una infancia marcada por su confinamiento en el convento dominico del pueblo, donde comenzó a sentir una enorme frustración por la falta de libertad, sin mencionar los reiterados castigos físicos recibidos por parte de las monjas. Tratando de superar esta difícil infancia, escapó del lugar a los 15 años de edad y decidió adoptar una nueva identidad, por lo cual, se cortó el cabello y fabricó ropa de hombre con los materiales que tenía a su alcance. Desde aquella época mostraba un total desinterés por tener la típica vida de una princesa de cuento, pues su autonomía era un tesoro que no iba a permitir que le quitaran de nuevo. 

Sirvió en la corte como paje del secretario del rey Juan de Idiáquez, ataviada con ropas de hombre y bajo el nombre de Francisco de Loyola. No obstante, tuvo que huir de Valladolid cuando se encontró con su padre, quien venía a visitar a Idiáquiez, pues eran buenos amigos. Utilizaba continuamente trajes de varón y usaba el cabello corto complementado por unos rasgos bruscos que explotó bajo los nombres de Alonso Díaz o Pedro de Orive en varias oportunidades. Su apariencia masculina era tan notoria que llegó a confesar que se había secado los pechos utilizando un ungüento secreto.

CATALINA DE ERAUSO

La historia nos dice que cometió su primer asesinato a los 18 años, cuando fue al teatro y un hombre amenazó con cortarle la espalda. Al día siguiente, usó una piedra de afilar para hacer una hoja de sierra y de este modo persiguió al sujeto hasta que lo acuchilló. Meses después cuando este individuo regresó a vengarse de ella, Catalina lo asesinó y luego se refugió en una iglesia hasta que las autoridades dejaron de buscarla. 

Sin embargo, una de las mayores hazañas en la vida de este personaje nos lleva al Nuevo Mundo, donde Catalina de Erauso tuvo un cruento enfrentamiento con unos piratas holandeses en la costa de Venezuela. Posteriormente vivió en Panamá, viajó a Perú y se salvó de perecer nadando, luego de que su navío se hundiera en Manta, Ecuador. Fue llevada a la cárcel luego de cortarle la cara a un joven en Saña, quien posteriormente la desafió en compañía de dos personas, de las cuales una resultó muerta, por lo que fue recluida en prisión nuevamente. 

CATALINA DE ERAUSO

Hacia 1619 su ejército marchó hacia Chile donde arrasó las tierras y los bienes de los mapuches, explorando su lado más belicoso como conquistadora. En tierras australes también lideró con éxito la batalla de Purén, mató al auditor general de Concepción y posteriormente asesinó a su propio hermano Don Miguel Erauso. Después de pasar ocho meses en prisión, huyó a Tucumán, Argentina donde se estableció durante un tiempo para luego regresar al frente de batalla en Potosí, Bolivia. Se cuenta que en Piscobamba se salvó de ser ejecutada, tras ser declarada culpable de asesinato y en Huamanga, Perú, le confesó su verdadero sexo al obispo Agustín de Carvajal, quien la protegió y envió a España donde fue recibida por el rey Felipe IV. Por su parte el monarca le mantuvo su graduación militar, la apodó monja alférez y le permitió usar su nombre masculino para concederle una pensión por sus servicios a la Corona en el Reino de Chile. Semanas más tarde, viajó a la Santa Sede para visitar al Papa Urbano VIII, haciendo que sus aventuras se extendiesen por gran parte del Viejo Continente. 

CATALINA DE ERAUSO

Sus vivencias fueron inmortalizadas a través de su autobiografía publicada en Francia en 1829. Finalmente pasó sus últimos días en México y sus restos permanecen en la Iglesia de San Juan de Dios en Veracruz, según el historiador Joaquín Arroníz. Una historia llena de sucesos curiosos que enmarcan la vida de una mujer fuera de lo común. 

Alejandro Bernal

FÍSICOS CONSIGUEN QUE EL TIEMPO VAYA HACIA ATRÁS

FÍSICOS CONSIGUEN QUE EL TIEMPO VAYA HACIA ATRÁS

SORPRENDENTE NEVADA EN EL DESIERTO DEL SAHARA

SORPRENDENTE NEVADA EN EL DESIERTO DEL SAHARA