Categorias


Visitante totales: 165055
— Google Analytics

CÓMO HEZBOLÁ SE FINANCIÓ A TRAVÉS DEL NARCOTRÁFICO EN EL GOBIERNO OBAMA

CÓMO HEZBOLÁ SE FINANCIÓ A TRAVÉS DEL NARCOTRÁFICO EN EL GOBIERNO OBAMA

Un complot que involucra a Colombia y diversas agencias norteamericanas

En su determinación por asegurar un acuerdo nuclear con Irán, el gobierno de Obama estuvo al frente de una ambiciosa campaña que buscó ocultar pruebas de la financiación del grupo armado Hezbolá por medio diversos negocios ilícitos, en una conspiración del silencio que involucra a la CIA y al Departamento de Defensa de Estados Unidos. ¿Qué papel jugó el anterior gobierno norteamericano en esta compleja trama? ¿Cómo se vio Colombia involucrada en esta historia? Trataremos de resolver estos interrogantes a continuación. 

HEZBOLÁ

El “Proyecto Cassandra”, inició en 2008 después de que la Administración para el Control de Drogas (DEA), evidenciara que Hezbolá se había transformado de organización militar y política de Oriente Medio a una mafia internacional que recaudaba mil millones de dólares al año a través del narcotráfico, el lavado de dinero, el tráfico de armas, y otras actividades delictivas. 

Durante los siguientes ocho años, agentes que trabajan en una instalación secreta de la DEA en Chantilly, Virginia, realizaron interceptaciones telefónicas, operaciones encubiertas y cartografiaron las redes ilícitas creadas por Hezbolá con la ayuda de 30 agencias de seguridad extranjeras y de Estados Unidos. En el proceso, se monitorearon envíos de cocaína de América Latina a África occidental, Europa y Medio Oriente y otros efectuados a Estados Unidos desde Venezuela y México. Adicionalmente se rastrearon fuentes de ingresos ilegales captados a través del lavado de dinero en la compra de autos usados estadounidenses que eran enviados a Benín. Gracias a la ayuda de algunos testigos clave, los agentes develaron una conspiración que involucra a líderes de Hezbolá, miembros del gobierno iraní y el gobierno norteamericano. 

HEZBOLÁ

Pero a medida que el “Proyecto Cassandra” fue avanzando, funcionarios del gobierno de Obama pusieron una serie de obstáculos a todos aquellos que intentaron realizar una revisión de documentos gubernamentales y registros judiciales. Cuando un equipo de investigadores de la DEA encabezado por Derek Maltz, Jack Kelly y David Asher, buscó la aprobación para examinar algunos procesamientos, arrestos y sanciones financieras, funcionarios de los departamentos de Justicia y Hacienda retrasaron o rechazaron sus solicitudes. “No me cabe duda que el gobierno estaba totalmente enfocado en el acuerdo con Irán y que nuestra iniciativa era muy incómoda para ellos. Éramos un tren que se había salido de los rieles”, comentó Maltz en entrevista concedida a Politico Magazine. 

HEZBOLÁ

La historia no contada del Proyecto Cassandra ilustra la inmensa dificultad que ha tenido la DEA para mapear y contrarrestar redes ilícitas en una era donde el terrorismo global, el narcotráfico y el crimen organizado se han fusionado, creando una compleja mafia internacional. En su campaña electoral, Obama afirmó en reiteradas oportunidades que la política de la administración Bush de presionar a Irán para detener su programa nuclear no funcionaba, por lo cual, se acercaría a Teherán para reducir las tensiones. Pero este planteamiento fue más allá por parte de John Brennan, principal asesor antiterrorista de Obama y luego director de la CIA, quien en su momento recomendó en un documento que "El próximo presidente debe tener la oportunidad de establecer un nuevo rumbo para las relaciones entre los dos países, a través de un diálogo directo y una mayor asimilación de Hezbolá". 

HEZBOLÁ

Para mayo de 2010, Brennan, entonces asistente del presidente para la seguridad nacional y el contraterrorismo, confirmó que la administración Obama estaba buscando formas de crear elementos moderados dentro de Hezbolá. Según declaraciones reproducidas por la Agencia Reuters: "Hezbolá es una organización muy interesante que ha evolucionado de una organización puramente terrorista a una milicia y en última instancia, a un partido político con representantes en el Parlamento y el Gabinete libanés. 

En la práctica, la voluntad del gobierno de concebir un nuevo rol para Hezbolá en Medio Oriente, combinado con su deseo de negociar un acuerdo para el programa nuclear de Irán, se tradujo en una renuencia a investigar las principales operaciones de esta organización, según miembros del Proyecto Cassandra. Por ejemplo, cuando Ali Fayad, importante miembro de Hezbolá vinculado con el tráfico de armas, fue arrestado en Praga en 2014, el gobierno de Estados Unidos no realizó mayor presión para solicitar su extradición. Pero el caso Fayad, va más de estar vinculado con organizaciones terroristas internacionales, ya que existen acusaciones formales del gobierno norteamericano que lo sindican de haberle proporcionado armas a las FARC en su momento. No obstante, este no es el único indicio que vincula a Colombia en esta compleja trama. 

HEZBOLÁ

La DEA estableció que existen docenas de sospechosos clave que actuaron como facilitadores de las diversas operaciones criminales que beneficiaron a Hezbolá, Irán y en algunos casos a sus aliados en Siria, Venezuela y Rusia. Uno de los más importantes es el empresario libanés Ayman Joumaa, radicado en Medellín, quien está implicado en una compleja red de tráfico de drogas y lavado de dinero. Las investigaciones establecieron que Joumaa trabajó con el cartel mexicano de Los Zetas para introducir cocaína en Norteamérica y blanquear unos 200 millones de dólares al mes, por medio de la exportación de coches usados a Benín. Un gran parte de estas ganancias fueron utilizadas para financiar a Hezbolá y a las milicias chiíes de Irak que en aquel momento combatían contra las tropas estadounidenses. 

HEZBOLÁ

Esta conspiración nos hace recordar de inmediato la historia que protagonizó el piloto norteamericano Barry Seal, quien estuvo vinculado a la CIA en el transporte de armamento a los Contras Nicaraguenses y en el tráfico de drogas con el cartel de Medellín. Este escándalo mundial desató un auténtico revuelo que vuelve a demostrarnos que el gobierno de Estados Unidos es capaz de tratar con el demonio siempre y cuando vea beneficiados sus propios intereses. 

Alejandro Bernal

CIENTÍFICOS SE ABREN PASO HACIA LA CUARTA DIMENSIÓN

CIENTÍFICOS SE ABREN PASO HACIA LA CUARTA DIMENSIÓN

FÍSICOS CONSIGUEN QUE EL TIEMPO VAYA HACIA ATRÁS

FÍSICOS CONSIGUEN QUE EL TIEMPO VAYA HACIA ATRÁS