Categorias


EL MISTERIO DETRÁS DEL HOMBRE DE LA MÁSCARA DE HIERRO

EL MISTERIO DETRÁS DEL HOMBRE DE LA MÁSCARA DE HIERRO

Un enigma histórico que nos lleva a la Francia del siglo XVIII

Han transcurrido 229 años desde el 14 de julio de 1789, fecha de uno de los sucesos más relevantes para la historia de Francia y el mundo como lo fue la toma de la Bastilla, distinguida prisión de personajes como El Marqués de Sade y Diderot que dio inicio de la Revolución Francesa, la que terminó con la monarquía de los Borbones en Francia y trajo consigo la instauración de la república. Este suceso, relevante de por sí, se acrecentó cuando en una de las celdas más profundas de esta prisión, se halló un esqueleto cuya cabeza estaba cubierta por una máscara de hierro. Al menos, eso dice la leyenda.

En realidad, todo empezó con Voltarie, el famoso filósofo y escritor galo, quien en su libro “El siglo de Luis XIV” además de hablar de las excelencias del llamado Rey Sol, mencionaba:

Se envió, con máximo secreto… a un prisionero desconocido… Durante el viaje el prisionero llevaba una máscara cuya mentonera tenía resortes de acero, que le permitían comer con la máscara puesta. Permaneció en la isla hasta que un oficial de confianza llamado Saint-Mars, alcaide de Pignerol, designado alcaide de la Bastilla en el año 1690, fue a buscarlo a la isla Santa Margarita y lo condujo a La Bastilla, siempre enmascarado, donde se le alojó espléndidamente…
el-siglo-de-luis-xiv-francois-marie-arquet.png

Según Voltaire, quien estuvo preso en la Bastilla en 1717 por escribir una sátira contra el Duque de Orleans y su hija, aquel prisionero tenía prohibido el contacto con el personal de la prisión y debía tener puesta la máscara todo el tiempo, bajo pena de ser asesinado si se descubría.

Pero quien popularizó esta leyenda fue el legendario escritor Alejandro Dumas quien en su obra “El vizconde de Bragelonne”, escrita en el siglo XIX, aseguraba que el misterioso “Hombre de la Máscara de Hierro” era un hermano gemelo del rey Luis XIV de Francia.

Esta es la teoría que más se acepta, (la mayoría de las películas sobre el tema han adoptado esta hipótesis) pues hay varias circunstancias que parecen confirmarla. La Bastilla, a pesar de ser una prisión, era un sitio de categoría, donde era frecuente “alojar” a miembros de la nobleza en sus descarríos, pero debemos tener en cuenta que el prisionero no fue encarcelado solo en este lugar, sino que tuvo un largo confinamiento que empezó en Pignerol y que tuvo siempre el mismo guardián, Benigno de Saint-Mars, lo que significa que probablemente había sido ocultado por mucho tiempo.

Era un prisionero que tuvo siempre celdas espaciosas, ropas elegantes y alimentación abundante. Era tratado con extraordinaria deferencia y el mismo Saint-Mars se refería a él como “mi príncipe”. ¿Y por qué tener encarcelado a alguien tan largo tiempo en vez de simplemente matarle?

También llama mucho la atención la necesidad de estar cubierto todo el tiempo. Si bien en Francia era habitual que cuando alguien caía en desgracia y era preso se intentaba que se olvidara su identidad, este trato al parecer era complemente inhabitual. A diferencia de la leyenda, lo más posible es que tuviera varias máscaras y que la utilizada de forma habitual fuera de terciopelo negro y no de hierro (esta se usaría solo para traslados y en ocasiones en que pudiera descubrirse frente a un desconocido). ¿Por qué la necesidad de tanto secreto? La única explicación posible es que la persona fuera o alguien muy conocido o que se parecía mucho a alguien que sí lo era. ¿Quizás el rey?

Sin embargo, esta teoría se ha descartado, debido a que los nacimientos reales, especialmente en la Francia de la época, eran acontecimientos públicos, más aún cuando se trataba del primer hijo y presunto sucesor al trono, por lo que debió haber abundantes testigos del suceso, por lo que “esconder” un gemelo (o una hija, como sostiene otra teoría donde Luis XIV habría sido adoptado) habría sido imposible.

De allí derivó otra hipótesis, y es que el misterioso Hombre de la Máscara de Hierro, fuera el verdadero progenitor del rey de Francia. Se especulaba que su padre, el Rey Luis XIII, ya era bastante mayor a sus 33 años (en una época donde la expectativa de vida promedio era de 43 años) para engendrar un hijo, por lo que un joven y vigoroso mosquetero se habría encargado del problema de la sucesión. Muchas personas afirman esto tratando de comparar en los retratos de los monarcas, sin embargo, es sabido que los pintores de la época embellecían estas imágenes, por lo que rasgos como el tipo de ojos o labios serían difíciles de comparar. No obstante, enmascararlo para esconder su parecido con el joven rey (pero imposibilitados para matarlo) tendría lógica.

reyes.jpg

Dejando de lado a los miembros de la familia real (legítimos o no) también se baraja el nombre de Charles de Batz-Castelmore d’Artagnan. Según el historiador inglés Roger McDonald en su libro “La máscara de hierro. La verdadera historia de D’Artagnan y los tres mosqueteros” este no solo no es un personaje de ficción, sino que no habría muerto en 1673: habría sido apresado y enviado a la prisión de Pignerol. Este historiador sostiene que el libro “Las memorias de D’Artagnan”, aparecido un año antes que el libro de Dumas y escritas por Gatien de Courtliz de Sandras, bebieron de la fuente original. Y aunque las fechas coinciden (las del apresamiento en Pignarol, el traslado a la bastilla y otras) debemos tener en cuenta el total aislamiento del hombre de la máscara de hierro, lo que haría imposible que hubiera contado a Gatien de Courtliz los detalles de su confinamiento.

MEMORIAS_DE_DARTAGNAN.jpg

En la Francia de la época se usaba el “Grand Chiffre” (Gran figura, número o figura) que permitía encriptar la correspondencia de la familia real y el cual se consideraba indescifrable hasta que dejó de ser utilizado en 1811. Sin embargo, en el libro “The Code Book: the Science of Secrecy from Ancient Egypt to Quantum Cryptography” (El libro de códigos: la ciencia del secreto desde el antiguo Egipto hasta la criptografía cuántica), el autor Simon Singh afirma haber desentrañado cartas de Luis XIV y haber hallado el nombre de Vivien de Bulonde, un militar destinado a luchar en la frontera italiana, el cual desertó de forma cobarde poniendo en peligro la campaña del Piamonte. Según Singh la carta dice:

Que arreste inmediatamente al general Bulonde, que sea conducido a la fortaleza de Pignerole, donde será encerrado en una celda custodiada, por las noches se le permita caminar por las almenas…

El resto de la frase quedó sin descifrar, puesto que los números aparecidos en el código no eran frecuentes como para relacionarlos con otros: ¿Qué podrían significar? ¿Quizás Máscara? Sin embargo, no se explica la necesidad de secretismo para esconder y por tanto tiempo a un militar desertor, que habría estado mejor entregado al escarnio público.

old movie.jpg

Por otra parte, Paul Sonnino, profesor de historia en la Universidad de California, quien pasó más de 30 años investigando en documentos de la época, sugiere en su libro “The Search for the Man in the Iron Mask” (La búsqueda del Hombre de la Máscara de Hierro) que la verdadera identidad de este personaje sería la de Eustache Dauger, ayudante de cámara nada menos que del Cardenal Mazarino, quien habría tomado medidas para proteger su vida (de ahí que no simplemente lo mataran) conociendo muchos secretos del Cardenal, principalmente sobre la manera como éste había obtenido su fabulosa fortuna y posiblemente, la verdad sobre las relaciones del prelado con Ana, la reina y madre del Rey Luis XIV.

The Search for the Man in the Iron Mask.jpg

Sin embargo, uno de los guardias de la prisión consignó en su diario:

Lunes 19 de noviembre de 1703: el prisionero que el señor Saint-Mars trajo con él de la isla de Santa Margarita y estuvo aquí largo tiempo, murió a las 10 de la mañana… El prisionero llevaba siempre una máscara…

Así recordaba el carcelero de La Bastilla a este enigmático personaje, que fue enterrado en el cementerio de San Pablo, en París, con el seudónimo de Marchiali y que se llevó a la tumba las razones de su encierro, el motivo para mantenerse siempre encubierto y su identidad. El secreto murió con él, pero no el misterio que sigue hasta nuestros días.

Alejandro Bernal

DELINCUENTES EN CARTAGENA ATRACABAN CON UNA PISTOLA DE 1895 AVALUADA EN $65 MILLONES

DELINCUENTES EN CARTAGENA ATRACABAN CON UNA PISTOLA DE 1895 AVALUADA EN $65 MILLONES

HALLAN EN EGIPTO UN ENORME SARCÓFAGO DE GRANITO NEGRO QUE LLEVA MÁS DE 2.000 AÑOS SIN SER ABIERTO

HALLAN EN EGIPTO UN ENORME SARCÓFAGO DE GRANITO NEGRO QUE LLEVA MÁS DE 2.000 AÑOS SIN SER ABIERTO