Categorias


Visitante totales: 141355
— Google Analytics

EL SALTO DEL TEQUENDAMA

EL SALTO DEL TEQUENDAMA

Belleza natural e historias sobrenaturales en la Sabana de Bogotá

La Inundación está presente en la mitología de varias culturas alrededor del mundo y entre la cultura precolombina se dice que la Sabana donde hoy se encuentra Bogotá fue inundada por la diosa Huitaca, confabulada con Chibchacum, protector de los agricultores, para molestar a Bochica, dios mayor para los Muiscas, quien con un golpe de su cetro de oro partió las rocas permitiendo a las aguas salir y formando una gigantesca cascada de espuma blanca. Así se inicia la historia de este emblemático lugar de Colombia.

Por su distancia perfecta (no muy lejano y no muy cercano) de la capital, y el paisaje de su hermosa caída de agua en un bosque de niebla, fue el sitio elegido para la terminal del ferrocarril del sur, que posteriormente se convirtió en el Hotel del Salto, lujoso hospedaje que funcionó hasta mediados de los años 50, momento en que se transformó en un restaurante hasta que, debido a la contaminación del rio y del entorno, quedó deshabitado durante años.

Lugar tan imponente fue elegido por el equilibrista Harry Warner, quien a las 11 de la mañana del domingo 17 de noviembre de 1895 realizó la hazaña de atravesar caminando sobre una cuerda el abismo del salto del Tequendama

HARRY-WARNER.jpg

Ensalzado por el naturalista Alexander von Humboldt quien dijo “…el aspecto del salto es infinitamente hermoso…”, este lugar no solo ha poseído una incomparable belleza natural, sino que también ha sido testigo de fenómenos sobrenaturales, llegando a ser considerado uno de los lugares más embrujados de Colombia.

Personas aquejadas por deudas, mal de amores, enfermedades terminales y otras tantas razones, decidieron acabar con su vida en este sitio: en solo seis segundos (el tiempo estimado que dura la caída hasta el fondo del abismo) podían terminar con su deambular por este mundo, ahorrando además a su familia los gastos del entierro, pues un cuerpo que cayese allí se consideraba irrecuperable por la fuerza con que las aguas caían, así como por la dificultad de moverse por sus más de 150 metros de altura.

salto.jpg

Cerca a la orilla se encuentra una roca, sitio preferido para arrojarse al vacío que fue llamado de manera popular “La piedra de los suicidas”, mientras que el lago al fondo de la cascada pasó a ser nombrado como “la laguna de los muertos” que mantuvo celosa su secreto hasta que en 1941 pudo rescatarse el primero de los cuerpos suicidas, el de Eduardo Umaña, conductor de bus, en una labor que tardó más de 9 días y requirió el concurso de varios de sus colegas.

En la imagen se puede ver a una de la suicidas, quienes acostumbraban dejar algunos recuerdos y tomarse fotografías antes de saltar al vacío, por lo que a mediados del siglo pasado, no solo el paisaje y la bella construcción eran sus atracciones, sino la posibilidad de ver a quienes daban el salto hasta el más allá. Era tal el frenesí suicida que se llegó a reportar al menos una persona diaria terminando sus días en este lugar.

suicida salto.jpg

Incluso creen que el lugar atrae extrañamente a la gente, y los impulsa a saltar en él. Al menos así piensan algunos, quienes cuentan alguna de las cientos de historias acerca de personas que se encontraban por la zona, ya sea de paseo, turismo o de acampada y que sin ninguna explicación, de improviso, corrieron hasta la orilla y se arrojaron allí.

Quizás debido a los múltiples decesos de que ha habido en el lugar, son muchos quienes reportan extraños sonidos, gritos pidiendo auxilio y apariciones fantasmales. Uno de los espectros más recurrentes es el de una monja, muerta en un accidente de tránsito en la zona.

Con el fin de disuadir a quienes van con intención de terminar sus días allí, se puso una estatua de la Virgen María, (ya bautizada como “la virgen de los suicidas”) varios letreros que piden reflexionar antes de tal decisión y hasta vigilancia policial, pero hasta nuestros días, sigue siendo un lugar predilecto para morir.

Es tanta la fama y el terror que se vive en este lugar, que la escritora española Mado Martinez ha dedicado mucho de su tiempo a investigar acerca del mismo, que se encuentra en el libro "Colombia Sobrenatural" donde recoge entrevistas y relatos de los muchos hechos inexplicables que han sucedido y siguen sucediendo en este lugar.

colombia sobre natural.jpg

Después de una ardua batalla (en los años 90 del siglo pasado la cascada estaba prácticamente extinta, debido al fenómeno del niño, la contaminación y a la sustracción de agua por parte de una hidroeléctrica cercana), sin embargo, la Fundación Granja Ecológica el Porvenir compró el Hotel del Salto (que estuvo abandonado por más de 20 años) y trabaja desde 2009 en recuperar su historia y la de su entorno natural, restaurando la antigua casona y convirtiéndola en la Casa Museo Tequendama, donde se enseña sobre la historia de la misma, el valor histórico y cultural de la zona y la labores de restauración ecológica a su alrededor.
Desde diciembre del 2016 el ministerio de Medio Ambiente de Colombia busca, por medio de un proyecto de ley, declarar el Salto de Tequendama como patrimonio natural de Colombia a fin de dirigir a él recursos y atención que permitan su total recuperación.

Tal vez por ello el Salto, agradecido, empieza a perdonar algunas vidas, como la de Germán Arturo León Paco, quien, en agosto del 2017, perdió los frenos de su bicicleta y tras una caída de más de 15 metros, resultó con algunas lesiones de las cuales se recuperó satisfactoriamente.
Solo el tiempo y el esfuerzo permitirán ahuyentar a los fantasmas del abandono y quizás, también de los suicidas, de este hermoso paisaje natural.

Alejandro Bernal

CREAN UNA PIEL ELECTRÓNICA, RECICLABLE Y AUTORREPARABLE

CREAN UNA PIEL ELECTRÓNICA, RECICLABLE Y AUTORREPARABLE

INIDENTIFICABLE CRIATURA MARINA SIN OJOS SORPRENDE EN PLAYAS DE AUSTRALIA

INIDENTIFICABLE CRIATURA MARINA SIN OJOS SORPRENDE EN PLAYAS DE AUSTRALIA