Categorias


Visitante totales: 190313
— Google Analytics

LA CALLE DEL FANTASMA Y UN PACTO CON EL DIABLO

LA CALLE DEL FANTASMA Y UN PACTO CON EL DIABLO

Una de las leyendas de la vieja Bogotá

Bogotá es una ciudad muy antigua y con sus casi 500 años de fundación (480 se cumplen este año) está repleta de leyendas y anécdotas, desde los modernos espectros que rondan el edificio del congreso hasta la antiquísima historia de Los Tiempos del Ruido que alcanzó repercusión mundial.

Una de sus historias menos conocidas es la que corresponde a la llamada con razón, Calle del fantasma, ubicada en la carrera 1ª De la calle 9ª a 10ª, donde se dio un pacto diabólico, que nada tiene que envidiar al que haya hecho Mefistófeles en su momento.

google+maps+fantasma.jpg

Alexander Mogollón, ingeniero de caminos de la ciudad, fue contratado por el alcalde de su época para realizar el empedrado de las calles de la candelaria (el pavimento de la época) y para tal fin le fue entregado dinero, suministros y un plazo de seis meses y seis días pata terminarlo. En caso de no conseguirlo, sería castigado con el destierro, uno de los castigos más habituales de la época.

El Ingeniero Mogollón era ampliamente conocido y no precisamente por sus capacidades profesionales sino por su afición al alcohol, en especial por la bebida estrella de la época, su "chichita" como amorosamente le llamaba. De tanto degustar las diversas variedades de este fermentado por locales y tiendas de la ciudad, se bebió el dinero de los materiales, el pago y hasta el tiempo del plazo.

chicha.jpg

La noche anterior a la entrega del empedrado, asustado, cayó en la cuenta que no habría poder humano capaz de ayudarle a terminar la labor para la cual se había comprometido, pero quizás los poderes sobrehumanos sí podrían, de modo que el ingeniero invocó al demonio y le propuso intercambiar su alma por el trabajo terminado: toda la Candelaria debería estar empedrada al salir el sol, pero eso sí: sin que faltara una sola piedra.

calle+fantasma+2.jpg

Sellado el trato, Alexander decidió pasar su última noche como dueño de su alma en sus actividades favoritas: disfrutando de la compañía de mujeres complacientes y degustando la chicha de todos los locales que pudo alcanzar, hasta que cayó sin sentido en algún lugar de la zona.

Mientras tanto, la Candelaria se vio inundada de duendes y diablillos ocupados en trasladar piedras y argamasa, corrían de subida y bajaban a la carrera: el trabajo de 6 días y 6 meses debería ser completado en solo 6 horas. Mientras, el demonio estaba cuidando el sueño del Ingeniero Mogollón y para cuando rayó el alba, lo despertó con una sacudida en el hombro y le dijo

Ya despertó, así que ahora vamos a ver mi trabajo y yo voy a ver en qué me llevo su alma

Empezaron su recorrido por la Candelaria y todo estaba perfectamente empedrado, hasta que subieron al callejón de la Calle del fantasma, donde notaron que hacía falta una única piedra, para completar el trabajo. El callejón tenía 665 piedras y no 666. El demonio lleno de ira se hizo humo sin poderse llevar el alma de Alexander, pues el trato fue claro: no debía faltar ni una sola piedra. Aún en nuestros días la calle sigue estando empedrada y aún falta la misteriosa piedra desaparecida.

Doña Carmen Domínguez, residente del lugar desde principios del siglo pasado, cuenta que en noches oscuras se ve una sombra examinando el piso y tratando de reparar algo. Hay quienes dicen que está contando si las piedras están completas o que trata de completar el trabajo que quedó pendiente.

calle+fantasma+3.jpg

¿Quién es este misterioso espectro? ¿Es Satanás tratando de lograr el alma del Ingeniero Mogollón? ¿Es un demonio menor tratando de completar su trabajo? ¿Es el mismísimo Alexander tratando de ganarle la partida al demonio más allá de la tumba?

Es uno de los muchos misterios que aún se guardan en las calles de la vieja capital de Colombia.

Alejandro Bernal

EL MISTERIO DEL VUELO MH370: EL HOMBRE DESCONOCIDO Y "LA TERCERA ENTIDAD"

EL MISTERIO DEL VUELO MH370: EL HOMBRE DESCONOCIDO Y "LA TERCERA ENTIDAD"

RATONES DEL MISMO SEXO TUVIERON CRÍAS ROMPIENDO LAS REGLAS DE LA REPRODUCCIÓN

RATONES DEL MISMO SEXO TUVIERON CRÍAS ROMPIENDO LAS REGLAS DE LA REPRODUCCIÓN