Categorias


Visitante totales: 190313
— Google Analytics

LA EXTRAÑA DESAPARICIÓN DE SAINT-EXUPÉRY

LA EXTRAÑA DESAPARICIÓN DE SAINT-EXUPÉRY

Un romántico misterio de la aviación y la literatura

Antoine Marie Jean-Baptiste Roger Conde de Saint-Exupéry haría su último vuelo el 30 de Julio de 1944 a solo un mes de haber celebrado su cumpleaños. Desde entonces han pasado 74 años de este inquietante hecho.

Mentado piloto, pionero del correo aéreo, héroe de guerra y talentoso escritor, era un personaje ampliamente conocido en el mundo entero, su pasión por el vuelo y su sed de justicia lo llevó a una edad avanzada (tenía aproximadamente 10 años más de la edad recomendada para un piloto de guerra en la época) a mover influencias y solicitar su continuidad como militar para luchas a su manera contra el régimen Nazi. El presidente francés Charles de Gaullé mencionó de manera pública que Saint-Exupéry era simpatizante del ejército alemán, sin embargo, esta afirmación parece más motivada por rencores personales que sustentada en la realidad. A pesar de su fervor patriótico, el piloto nunca estuvo de acuerdo con las políticas del General de Gaullé, el cual además se sintió molesto por algunas de las frases que el escritor puso en uno de sus textos:

Estoy acostumbrado a tener aventuras … Pero la guerra no es una aventura. Es una enfermedad
— El Piloto

Después del desembarco de Normandía, los aliados decidieron realizar uno de menos magnitud en Provenza, para lo cual se requería un mapa de las defensas alemanas y Saint-Exupéry fue la persona elegida para esta misión, dada su trayectoria. Lo que tenía que hacer era localizar y fotografiar las defensas germanas en lo que se conoció como la “Operación Dragon”. En su última misión, despegó de la isla de Córcega en un avión de combate Lockheed Lightning P-38, que pilotaba él mismo. A partir de la 1 pm el avión desapareció del radar y es aquí cuando empieza el misterio.

Lockheed Lightning P-38.jpg

Desaparecer no era algo novedoso en su vida. El 30 de diciembre de 1935, después más de 19 horas de viaje, Saint-Exupéry y su navegador André Prevot se vieron obligados a realizar un aterrizaje forzoso en el Sahara y, según escribió el autor, lo único que tenían para alimentarse eran uvas, dos naranjas y una pequeña ración de vino: raciones para solo un día, máximo. El piloto tratando de buscar ayuda para su compañero malherido, caminó por el desierto donde tuvo alucinaciones que lo guiaron al sito donde logró conseguir ayuda, tres días más tarde. Y fue el germen de su más célebre texto: El Principito

Así que inicialmente, ese 31 de julio, sus compañeros no se inquietan por su desaparición del radar: podría estar volando bajo, desviando la ruta, hacer un aterrizaje de emergencia… pero con el paso del tiempo, su demora en regresar resultó inquietante y el misterio empezó aquí.

Poco antes de su desaparición, él había escrito un extraño poema que hacía presagiar un intento de suicidio o al menos, de desapego hacia su vida en ese momento:

Si me derriban no extrañaré nada.
El hormiguero del futuro me asusta
Y odio su virtud robótica.
Yo nací para jardinero.
Me despido
— Antoine de Saint-Exupéry

El cómo y porqué de su desaparición se mantuvo en el misterio durante años, a pesar de intensas búsquedas, que llegaron al punto de que la familia del escritor se negó a seguirse prestando para identificar restos humanos, pues los infructuosos resultados ya los habían desanimado en cuanto a hallar a su familiar desaparecido.

Hasta el año 1998, un pescador francés descubrió en sus redes una pulsera de oro que tenía la siguiente inscripción:

Antoine de Saint-Exupéry (Consuelo)

Reynal and Hitchcock Inc. 386 4th ave. NY City USA

El nombre del autor, el de su esposa y la dirección de su editor.

Y aunque algunos especulaban que la pulsera podía ser falsificada (el reglamento de los aviadores restringía el uso de tales prendas, para evitar que se engancharan en mandos y causaran accidentes) las ultimas fotos del famoso autor muestran que, en efecto, si llevaba una pulsera de manera permanente. Varios años después la familia la reconoció como auténtica.

En el año 2000 y después de largos años de investigación financiados por fanáticos del autor, se logró hallar el avión, derribado en el mediterráneo y mezclado con otras naves hundidas, lo que demoró bastante su identificación.

En el año 2008 Horst Rippert (quien tenía 88 años en ese momento y quien falleció en el 2013) antiguo piloto de la Luftwaffe, declaró haber derribado un Lightsning P-38 donde viajaba el autor.

Sé que derribé un avión como el de Exupéry. A él no lo vi. En pleno vuelo no se puede mirar en la cabina de otro avión… de haber sabido que Saint-Exupéry iba en ese avión, no hubiera disparado… Pero yo no lo sabía, ni siquiera hoy puedo estar del todo seguro, y aunque tengo dudas... nunca pude perdonármelo

Para probarlo, entregó imágenes del derribo de un avion similar.

Sin embargo, no fue el único veterano de la Luftwaffe que se atribuyó el mérito, años antes (en 1981) Robert Heichele afirmó lo mismo.

Y el hecho de que el avión tuviera agujeros en la cola (y no en las alas, como afirmó Rippert) permite poner en duda su versión, a pesar de que es generalmente aceptada.

El cuerpo nunca fue hallado y sus fanáticos se consuelan en que, como El Principito, simplemente renunció a ese peso para llegar al asteroide B612, donde el amigo que le había salvado en el Sahara, lo estaba esperando.

Pero el autor pervive en sus libros y ese es el legado que nos ha dejado.

Alejandro Bernal

SANTOS ASEGURÓ QUE UNA BRUJA AYUDÓ EN OPERATIVO PARA ABATIR A ALFONSO CANO

SANTOS ASEGURÓ QUE UNA BRUJA AYUDÓ EN OPERATIVO PARA ABATIR A ALFONSO CANO

LA LUNA REUNIÓ LAS CONDICIONES PARA LA VIDA HACE MILLONES DE AÑOS

LA LUNA REUNIÓ LAS CONDICIONES PARA LA VIDA HACE MILLONES DE AÑOS