Categorias


Visitante totales: 190313
— Google Analytics

LA PECULIAR VIDA MATRIMONIAL DE EINSTEIN

LA PECULIAR VIDA MATRIMONIAL DE EINSTEIN

Una faceta oscura del gran físico

Convivir con un genio puede ser tremendamente complicado y si no, que lo digan las esposas de personajes como Stanley Kubrick, las numerosas que tuvieron Pablo Picasso o Ernest Hemingway e incluso la del recientemente fallecido Stephen Hawking. Pero dentro este grupo destaca la relación del genio de la física Albert Einstein y Mileva Maric, su primera esposa.

wife.jpg

Albert y Mileva se conocieron cuando cursaban sus estudios universitarios y su relación prosperó a pesar de las muchas cosas que tenía en contra: ella era mayor que él (cuatro años), tenía una leve discapacidad física, no era judía y no era alemana (ella era serbia). Razones suficientes para que la madre de él, Pauline, se opusiera férreamente a esta relación en términos como:

Esa mujer no puede ganar la entrada a una familia decente... Tú estás arruinando tu futuro y tu camino en la vida… Ella es un libro, igual que tú… Pero tú deberías tener una mujer. Cuando tengas treinta años, ella será una vieja bruja

Ambos comenzaron una relación amorosa, pero también intelectual, trabajaban siempre juntos y eran frecuentes sus discusiones científicas, como se puede leer en sus cartas (que fueron subastadas en los años 80) ella era una brillante matemática (se sabe que muchas veces le ayudó con las ecuaciones de sus teorías) y había estudiado con científicos destacados como Phillip Lenard. Incluso se ha llegado a decir que ella contribuyó (y no poco) a la famosa teoría de la relatividad de Einstein. 

descarga.jpg

Con estas bases su relación continuó a pesar de la oposición: en 1902 Mileva dio a luz a una niña, Lieserl, cuya misteriosa desaparición dio pie a toda clase de teorías (aún se debate si murió o fue dada en adopción, pues el rastro de ella se pierde muy pronto) y un año más tarde en 1903 (cuando su situación financiera se había estabilizado) a pesar de las cosas en contra, se casan en Berna (Suiza) y Mileva se dedica a criar los dos hijos varones de la pareja: Hans Albert (1904) y Eduard (nacido en 1910 y quien tenía problemas de salud mental) y a seguir a su marido a los diferentes destinos laborales: Berna, Zurich, Praga y Berlín, dejando de lado su propia carrera como matemática.

einstein+childs.jpg

Al principio de esta relación todo era amor y armonía (hay algunas cartas de Einstein a su esposa en que incluso le escribía algunos poemas), pero la relación comenzó a deteriorarse y el traslado a Berlín en 1913 (al que Mileva se oponía pues sabía que allí se hallaba Elsa Einstein Lowenthal, prima y antiguo amor del físico) fue la gota que colmó el vaso. Sin embargo, decidieron continuar juntos… por el bien de los niños. Y es en este momento en que Einstein escribe una carta donde expone las condiciones que Milevic debía cumplir para lograrlo:

  • 1. Deberás asegurarte de:

  •  mantener mi ropa y la del hogar en buen estado.

  • servirme tres comidas en mi habitación.

  • mantener mi dormitorio y el estudio limpios, y debe quedar claro que mi mesa de trabajo es para mí uso exclusivo.

  • 2.    Renunciarás a cualquier tipo de relación personal conmigo en la medida en que no sean estrictamente necesarias por razones sociales. En concreto, renunciarás a:

  • Sentarte en casa junto a mi.

  • Pasear o viajar juntos.

  • 3.    Tendrás en cuenta los siguientes puntos:

  • No mantendremos relaciones íntimas, ni me reprocharás nada.

  • Dejarás de hablarme si yo te lo pido.

  • Abandonarás mi dormitorio o estudio inmediatamente, y sin protestar, si te lo pido.

  • 4.    Te comprometerás a no menospreciarme delante de nuestros hijos, ya sea con palabras o hechos.

La relación había llegado a tal estado de deterioro que Einstein escribía a Elsa (quien en ese momento era ya su nueva amante, como Mileva había supuesto): 

(Mileva) es una criatura hostil y poco divertida … Yo trato a mi esposa como a una empleada a quien no puedo despedir... Tengo mi propia alcoba y evito estar a solas con ella

Por supuesto, este estado de cosas no podía durar. Maric y sus hijos se trasladaron a Zurich en 1914 y en 1918 Einstein solicitó a Mileva nuevamente el divorcio prometiéndole que si ganaba el premio nobel de física se lo cedería completamente. Algunos biógrafos veían en este gesto la desesperación para librarse de un matrimonio sin amor, mientras otros ven la justa compensación al aporte de Mileva a su trabajo. En 1921 cuando ganó el nobel de física lo cumplió.

descarga (1).jpg

Ya para entonces llevaba dos años casado con Elsa con quien se trasladó a Estados Unidos donde la pareja se radicó. Con el tiempo las relaciones entre los dos exesposos se suavizaron, pero pese a ello Einstein escribía a uno de sus amigos a mediados de los años 50:

Soy un triunfante sobreviviente del período nazi y de dos esposas

Es evidente que, a pesar de su talento, las ecuaciones de la vida conyugal no eran el fuerte del gran genio matemático y quedaron muchas en ellas por resolver.

Helia Fierro

IMPACTANTE EXORCISMO ISLÁMICO

IMPACTANTE EXORCISMO ISLÁMICO

ENCUENTRAN CIANOBACTERIAS A 600 METROS BAJO TIERRA

ENCUENTRAN CIANOBACTERIAS A 600 METROS BAJO TIERRA