Categorias


Visitante totales: 141355
— Google Analytics

LAS DESCONCERTANTES CARAS DE BELMEZ

LAS DESCONCERTANTES CARAS DE BELMEZ

Uno de los enigmas más importantes de los últimos tiempos

Cuando María Gómez Cámara, vio una mancha en su cocina que formaba un extraño rostro el 23 de agosto de 1971, no dimensionó que este hecho se convertiría en el centro de uno de los fenómenos paranormales más fascinantes y mejor documentados de todo el siglo XX. Desde aquel día la localidad de Belmez de la Moraleda, en Jaén, España, se convertiría en uno de los lugares del mundo marcado por el misterio. 

CARAS DE BELMEZ

Sin ninguna causa aparente, comenzaron aparecer rostros que sorprendieron a los habitantes de la casa quienes no daban crédito a lo observado. Algo que inicialmente parecía una simple mancha terminó por tomar la forma de un rostro con una mirada semejante a la de un fantasma petrificado, acompañado de una sonrisa socarrona que le otorgaba un aspecto terrorífico. Cansado del desagradable aspecto de esta figura, Diego Pereira, hijo de María, decidió picar la pared y echarle cemento para librarse de una vez por todas de esta horripilante figura. 

A pesar del esfuerzo realizado por Diego y la aparente calma de una semana, apareció un nuevo rostro que desafió los esfuerzos de la familia por hacer desaparecer aquel tétrico fenómeno. A partir de ese momento, la casa de las caras se convirtió en el tema más comentado en todo Belmez; Aunque inicialmente muchos pensaron que se trataba de una broma, otros le concedían una naturaleza divina, mientras los más osados consideraban estos rostros como una manifestación diabólica. El hecho se hizo conocido a nivel nacional gracias al trabajo periodístico de un reportero del diario regional de Jaen, que desencadenó la llegada masiva de curiosos, enfermos e incluso escépticos quienes querían observar de primera mano las misteriosas caras que aparecían en el humilde domicilio de la calle Real, número 5. 

CARAS DE BELMEZ

La enorme repercusión del suceso llamó de inmediato la atención del arzobispado de Jaen, encabezado por Monseñor Miguel Peinado quien ordenó al párroco Antonio Molina, declarar inaceptable el carácter sobrenatural del suceso que congregaba a miles de personas todos los días en aquel momento. Incluso el alcalde Manuel Rodríguez Rivas encargó al albañil Sebastián Fuentes, la labor de socavar el suelo de la casa con el propósito de establecer las causas del suceso por sugerencia del sacerdote Molina. Cerca de los tres metros de profundidad, Fuentes halló huesos humanos de pequeño tamaño que estudios forenses determinaron como los restos de niños enterrados en el lugar hacía 160 años. Al parecer los rumores sobre un antiguo cementerio que se erigió en la zona siglos atrás fueron confirmados de manera contundente. 

Ante la incesante romería, algunos de los ciudadanos de Belmez de la Moraleda quisieron acabar de una vez por todas con la incomodidad que les representaban las continuas visitas de forasteros, contrastando con una buena cantidad de habitantes que las consideraban muy positivas desde el punto de vista de económico por el turismo que traía a la región. No obstante, las autoridades militares y eclesiásticas de la comarca se empeñaron en tratar de exponer el fraude detrás del suceso, para lo cual contrataron al reconocido investigador Germán de Argumosa, quien realizaría una exhaustiva investigación en la casa donde se presentaban los fenómenos. 

CARAS DE BELMEZ

El resultado fue totalmente opuesto a lo esperado pues Argumosa y un equipo encabezado por José de Solas, catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, captaron algunas impactantes psicofonías a través de 12 magnetofones, en febrero de 1972. Frases como “Yo sigo enterrada” y “El infierno empieza aquí”, componían uno de los registros sonoros más tétricos captados en nuestra lengua. El diario Pueblo hizo eco de esta investigación titulando con un artículo titulado “Las caras hablan”, donde se hacía hincapié en las extrañas voces captadas por los investigadores. 

CARAS DE BELMEZ

Tiempo después, investigadores de la talla del psicólogo alemán Hans Bender concluían junto a otras eminencias que el fenómeno era verídico, descartando la posibilidad de fraude. La aparición de nuevos rostros que difieren en forma y tamaño han mantenido el halo de misterio que envuelve este caso hasta nuestros días. 

A pesar del revuelo causado por el fenómeno, a partir de 1972 se produjo un decaimiento en el turismo y el cubrimiento mediático del suceso, en parte por el desgaste natural que produjo el hecho en los habitantes del pueblo y por la información de algunos medios que desmintieron el carácter paranormal de los rostros. No obstante, la revista Enigmas volvió a despertar el interés en este caso y tiempo después Cuarto Milenio, logró que José Javier Gracenea, director general de la empresa de ingeniería química Medco, analizara y certificara ante notario que los rostros no poseen ningún tipo de manipulación externa. 

CARAS DE BELMEZ

Si bien en el transcurso de los años han surgido una serie de detractores que han intentado desmitificar las caras que aparecen en esta humilde vivienda de Belmez de la Moraleda, lo cierto es que continúan siendo uno de los misterios más sorprendentes e inquietantes de España y el mundo en el último siglo. 

Alejandro Bernal

LA GRAN PIRÁMIDE DE GUIZA PODRÍA CONTENER UN TRONO DE ORIGEN EXTRATERRESTRE

LA GRAN PIRÁMIDE DE GUIZA PODRÍA CONTENER UN TRONO DE ORIGEN EXTRATERRESTRE

BANCO MUNDIAL ADMITE MANIPULACIÓN DE DATOS CONTRA BACHELET EN CHILE

BANCO MUNDIAL ADMITE MANIPULACIÓN DE DATOS CONTRA BACHELET EN CHILE