Categorias


Visitas totales: 269589
— Google Analytics

MÚSICA MALDITA

MÚSICA MALDITA

Oscuras melodías que superan las barreras del tiempo 

¿Cuál fue la última canción que escuchó? ¿Qué melodía tiene pegada en la cabeza en estos momentos? La música es universal, es inevadible. Desde la existencia del sonido, existe la música, esa involuntaria de los animales y la naturaleza, y esa creada, compuesta, comercializada, interpretada y consumida por los humanos. Con toda su belleza, su luz y su oscuridad.

Y las historias oscuras asociadas a la música abundan. Una de las más reconocidas a nivel mundial es la de la infame “canción húngara del suicidio”, “Gloomy Sunday” de Rezso Seress, compuesta en 1933. Eternamente controversial debido a que se le asocia como la causa de más de 100 suicidios alrededor del globo.

Gloomy_Sunday_Score.jpg

Fue prohibida durante décadas en emisoras (en la BBC lo estuvo durante 66 años, hasta el 2002), no por las razones por las que típicamente se imponen este tipo de vetos, sino porque realmente se creía que estaba maldita y que el solo hecho de escucharla podría llevar a acabar con la propia vida.

Existen suicidios documentados que apuntan a la canción como factor determinante o por lo menos presente en los hechos. Como lo es un artículo de la revista Time del año 1936 en que se describe el caso de un hombre húngaro llamado Joseph Keller quien al suicidarse dejó una nota con fragmentos de la letra de la canción. Así como también distintos diarios internacionales cubrieron los casos de personas que se ahogaron en el río Danubio sosteniendo consigo hojas con notas y letras de la canción.

Pero del centenar de casos de suicidios asociados a Glommy Sunday hay uno comprobado que resalta sobre todos los demás, el del propio compositor e intérprete de la canción. Registros muestran que Seress vivió toda su vida sufriendo de depresión e intentó quitarse la vida en más de una ocasión, como el 13 de enero de 1986 cuando saltó desde una ventana, pero sobrevivió. Días después en el hospital en el que fue internado, se suicidó ahorcándose con un cable. Y a pesar de que su muerte se dio más de tres décadas después de haber escrito la canción, el hecho que Seress lo haya hecho solo suma más misterio a Gloomy Sunday.

Otra historia que agrega peso a la creencia de la maldición de esta canción, es la persona para quien fue escrita la letra originalmente, la ex prometida del poeta Javor, de quien se dice también se suicidó, aunque no existe evidencia documental que pruebe o refute esta teoría que muchos dan por real.

Gloomy_Sunday_07.jpg

Es difícil asociar con certeza una canción como la causa del suicidio de tantas personas, mucho más teniendo en cuenta que en Budapest, capital de Hungría, se registra una de las tasas más altas de suicidio en el mundo. La cifra oficial indica que 48 de cada 100.000 habitantes comete suicidio, número que contrasta con los 12 de cada 100.000 que registra Estados Unidos. En Budapest además se cree que el suicidio es un acto de valentía que se realiza por aquellos que no desean sufrir más en vida.

La canción ha sido reinterpretada por artistas que van desde Billie Holiday en 1941, Ray Charles en 1969, Sinead O’Connor en 1992, Bjork en 2010 e incluso el fundador de la iglesia de Satán, Anton LaVey en un álbum que lanzó en 1994.

Otro caso de música maldita, es el que se dio durante los primeros años de la década de 1970 luego que el poeta pakistaní Ibne Insha escribiese el que sería su poema más famoso, “Insha ji Utho”, el cual cuenta la triste historia de un hombre que se encuentra extraviado en una existencia fría y sin sentido. Este poema fue luego adaptado, con permiso de su autor, a una canción por parte de Amanat Ali Khan.

Khan interpretó en vivo en televisión la canción en enero de 1974 e inmediatamente esta se convirtió en un éxito que le trajo mucha fama, hasta su súbita muerte solo unos meses después. Cuatro años después de su primera interpretación en televisión en vivo, el autor del poema, murió a los 50 años tras una batalla contra el cáncer.

Se dice que el súper estrellato musical es un extraño estado que existe en un intermedio entre el mundo corpóreo y el mundo fantasmagórico.

Años más tarde, en 2006, el hijo de Khan quien también era un reconocido cantante interpretó su versión de “Insha ji Utho” y esta fue la última canción que tocó y cantó en su vida ya que, repentinamente como su padre, murió unos meses después. Razón por la cual su hermano y también hijo de Khan, Shafqat Amanat, juró nunca cantarla.

Otra historia bastante reconocida, casi que el mito por antonomasia del Blues, es la de Robert Johnson, de quien se cree vendió su alma al diablo tras encontrárselo en un cruce de caminos a las afueras de un desconocido pueblo del sur de Estados Unidos. A cambio de su alma Johnson se convertiría en uno de los más grandes músicos de Blues, lo cual ocurrió muchos años después de su muerte a la edad de 27 años.

Por este mito, se cree que su canción “Crossroads” está maldita y quienes se han atrevido a hacerle covers dan cuenta de lo malo que les ha acarreado, como Eric Clapton quien la grabó estando con Cream y como solista y perdió a su hijo luego de que cayera por una ventana, muchos dicen, debido a la maldición de “Crossroads”.

Pero, ¿cuándo llega la música a ser tan perturbadora que deja de ser considerada música?

Existe una banda conformada por miembros provenientes de Bélgica y Holanda llamada Gulaggh (antes Stalaggh) que como “cantantes” en todos sus álbumes ha tenido a pacientes de hospitales psiquiátricos quienes gritan incontrolable y desconsoladamente en las grabaciones. Uno de los miembros de la banda trabaja en un asilo para personas con desórdenes mentales graves y fue quien obtuvo el permiso para trabajar con los internados asegurando que era una terapia que consistía en tratamiento a partir de gritos primitivos.

Entre los pacientes que han hecho parte de los proyectos de Stalaggh se cuentan mujeres que fueron víctimas de violaciones, niños, personas con esquizofrenia (uno de los cuales dibujó la portada del álbum de 2007 “Projekt Misanthropia”) e incluso un hombre que mató a su madre tras darle 30 puñaladas. Todo esto ha dado paso a uno de los registros sonoros más inquietantes y turbulentos de la historia de la música.

maxresdefault.jpg

“Los niños tienen una manera fascinante de gritar, y no se asustan al hacerlo. La mayoría de los adultos se avergüenzan de gritar. (…) Algunos de ellos son mucho más inteligentes que la gente normal. La cabeza de los mentalmente dañados es mucho más interesante que la de la gente sana. Vivir bajo constante miedo y dolor causa que el alma se llene de odio y tristeza y te da visiones de los reinos de la oscuridad y la muerte” declaró uno de los anónimos miembros de la agrupación a Noisey en una entrevista otorgada hace un par de años.

Por último, existe de acuerdo a una leyenda una canción titulada “13 Pares de Ojos” originaria de una tribu primitiva de África, la cual causó el suicidio en masa de una tribu en Camerún después de escucharla a mediados del siglo XX. Por esta razón fue prohibida por el gobierno y todo el material escrito a mano, destruido.

dinka tribu africana.jpg

Sin embargo, se dice que una pieza sobrevivió y en 1991 un muy reconocido músico la compró, la llevó a su casa para tocarla y cantarla, romperla y luego saltar por la ventana.

Pocas cosas nos dan forma y nos influencian tanto como la música, y es por esto mismo que esta está cargada de mística y en muchos casos de energías siniestras y misteriosas.

Miguel Pérez

ACUERDO ENTRE SATANISTAS Y NETFLIX POR USO DE BAPHOMET

ACUERDO ENTRE SATANISTAS Y NETFLIX POR USO DE BAPHOMET

EL HOMBRE QUE MURIÓ A FLECHAZOS TRAS INTENTAR CONTACTAR A UNA TRIBU

EL HOMBRE QUE MURIÓ A FLECHAZOS TRAS INTENTAR CONTACTAR A UNA TRIBU