Categorias


Visitante totales: 201315
— Google Analytics

OSCAR SANTA MARÍA: EL PILOTO QUE DISPARÓ CONTRA UN OVNI

OSCAR SANTA MARÍA: EL PILOTO QUE DISPARÓ CONTRA UN OVNI

Caso confirmado de un miembro de la fuerza aérea peruana

Era un día normal en la Base Militar de La Joya, cerca de la población de Arequipa, Perú el viernes 11 de abril de 1980, cuando desde las cuatro de la madrugada, como era usual, el Piloto de la Fuerza Aérea, Oscar Santa María Huertas empezó su día de trabajo revisando su avión Sukhoi SU-22M (Fitter J), una de las naves de combate más avanzadas de su época.

la joya base aerea.jpg

A las 7am, cuando se realizaba la formación de la tropa, se vio un extraño objeto con forma de globo con una base, que flotaba estacionario en el cielo a unos 500 metros del suelo, y aproximadamente a unos 5 km de distancia de la guarnición militar y que no contestaba a los intentos de comunicaciones, lo que de inmediato alertó a los comandantes de la misma, pues además de ser espacio aéreo restringido, era un objeto que no se detectaba en los radares aunque estaba allí, a la vista de más de 1.000 personas.

Sukhoi 22.jpg

Preocupados de que el presunto globo pudiera ser alguna forma de espionaje, Santa María recibió la orden de perseguir el objeto y destruirlo pues podría estar vulnerando la seguridad de la base aérea. Fue elegido por ser el mejor tirador de la base, por lo que tenía muchas más posibilidades de lograr la misión sin incidentes. El piloto voló directo hacia el objeto, al que describió como una nave redondeada de unos 9 a 10 metros de diámetro, con un domo color crema brillante y una ancha base metálica plateada circular. La superficie era lisa, sin antenas, sin alas, sin caños de escape y sin medios de propulsión a la vista. Cuando tuvo el Objeto Volador No Identificado a tiro, disparó contra él con obuses de 30mm de diámetro, capaces de destruir un autobús; más de 60 disparos después el objeto seguía intacto. Al día de hoy este sigue siendo el único caso documentado en el que un avión militar dispara contra un OVNI. “No sé si los desvió o los encapsuló… Vi la pared de fuego que generan los obuses, pero el objeto no sufrió daño” dijo Santa María en una entrevista.

Obus.jpg

Como no logró derribarlo, continuó la persecución “Yo trataba de acercarme para atacarlo, pero se alejaba velozmente, hasta que en un momento se detuvo súbitamente, algo imposible para un avión, incluso en los tiempos actuales” por lo cual Santa María debió hacer una maniobra para evadirlo y evitar el choque. Algo singular en este hecho fue que, aunque el objeto estaba allí, brillante bajo el sol, a la vista de todos, no era detectado por el radar. Con la intención de verlo mejor y mejorar sus posibilidades de derribarlo, se acercó a 100 metros de distancia, donde pudo verlo con mucho detalle “Esto no es un globo… es cualquier cosa menos un globo” reportó por el comunicador “Destrúyalo” fue la orden recibida pero el avión ya había consumido su combustible: pasó más de 20 minutos en vuelo a máxima velocidad y tuvo que desistir de continuar la persecución: “Descendí por falta de combustible, haciendo zig - zag  y controlando el objeto por los retrovisores, pues estaba temeroso de que tratara de atacarme” dijo Santamaría. “Los 22 minutos totales de maniobras están claramente grabadas en mi cerebro” agregó.

OscarSanta Maria.jpg

La persecución había llevado al piloto peruano hasta una distancia de 90 kilómetros al sur de la Base Aérea de La Joya y lo había traído de regreso. Cuando Santa María decidió abandonar la persecución, el OVNI se encontraba, de nuevo, cerca de la Base de la Joya. La orden fue de silencio absoluto, salvo un reporte oficial que fue archivado dado que el objeto en realidad no afectó la seguridad de la base militar, aunque en la noche del mismo día 11, el objeto regresó y ante la infructuosa intentona de derribarlo en la mañana, no se hicieron nuevos intentos para perseguirlo.

la joya.jpg

“Estaba seguro que vendrían por mí; no tenía miedo, al contrario, estaba dispuesto a irme con ellos, durante más de tres meses tuve mis maletas listas para viajar con ellos a donde desearan llevarme”. Oscar Santa María mantuvo el secreto durante muchos años, para salvaguardar el secreto de su base militar, pero alrededor del año 2002, la OIFAA (Oficina de Investigación de Fenómenos Aero Anómalos de la Fuerza Aérea del Perú), dirigida en ese entonces por el Comandante Julio Chamorro, amigo personal de Santa María y testigo del incidente, empezó a investigar el caso del OVNI de La Joya. Esto fue lo que eventualmente hizo que la Fuerza Aérea Peruana autorizase a Santa María a hablar públicamente del caso.

Ovni.jpeg

El relato más detallado del caso de La Joya se encuentra en el libro de la investigadora Leslie Kean titulado “UFOs: Generals, Pilots, and Governments Officials Go On The Record” (“Ovnis: Generales, pilotos y oficiales gubernamentales declaran”). El mismo Santa María escribió un capítulo para este libro titulado “Close Combat with an UFO” (Combate contra un OVNI). “Nunca se ha puesto en duda mi experiencia… los casi 2000 testigos que había en la base y sus alrededores y el informe que emitió la NASA (y del que no tuve conocimiento hasta el año 2007) han sido una prueba contundente, que respalda mis palabras”, concluyó el piloto.

Alejandro Bernal

CÓMO SERÍA EL MUNDO SI LA TIERRA FUERA REALMENTE PLANA, SEGÚN LA CIENCIA

CÓMO SERÍA EL MUNDO SI LA TIERRA FUERA REALMENTE PLANA, SEGÚN LA CIENCIA

RESUELVEN EL MISTERIO DEL EXTRAÑO SER DE ATACAMA

RESUELVEN EL MISTERIO DEL EXTRAÑO SER DE ATACAMA